miércoles, 25 de mayo de 2011

Rubicón mental




El poder es una entidad,

Una mezcla,

En criollo: una sancochada

El poder es energía y argamaza,

Es sexo, droga, vino y honor

todo junto de un saque

Para poseerlo hay que cruzar,

La vida, viejo

Es atreverse a cruzar,

todo se reduce a cruzar el Rubicón mental


Cruzar el Rubicón es transmigrar al héroe,

Es tener los huevos bien puestos

y zurcir en un mano a mano

A Alejandro el Magno, a Aquiles y a Lohengrim

para luego, vencidos,

amagar a “rompérselo”

pero no hacerlo,

porque un alma de fuego

tira el penal afuera y no duda

tiene huevo


Cruzar el Rubicón

es apretar bien pero bien las nalgas

bancar el 0 en el arco

siempre con el “chiquito” inmaculado,

el ojo de pollo in tac to

y el sable corvo en la mano

porque al salir con las patas para adelante

con sobretodo de madera puesto

hay que ser digno, o de ultima un pooseso

hay que reconocerlo

vi a Brecht ,

una aparición por estos lares del desierto

fue zorro:

apretó bien los cachetes

no habló nunca de superioridad aria,

comprendía las virtudes de la amistad

e hizo bien: el hocico no se le rompimos

se lo dejamos ahí nomás

por si tenía que transformar la Chupa

en la "trabajadora que lo salve",

alemán mas no dolobu dijo:

no hay héroes ,

no hay césares

sin hoplitas,

si lo olvidás te corre la promo o el descenso directo


cada Rubicón es distinto

una vez, aaayyy no se si decirlo

bueno,

mandé a violar en su cama

al almirante travesti

la hormiga Rojas,

soy un forro, buaaaa:

nunca creí en el campeonato mundial de mártires

me justifico, igual no le temo a la cana


no hay nada como lo esotérico para tumbar a Occidente,

cuando fui artesangano me lié una viudita rica,

me hizo viajar

1ero. Escondí bien mi amor por el Tahuantinsuyo

pero al caminar entre jíbaros supe que allí,

en esa trifecta ecuatorial

había un secreto que era en definitiva

un crack, un pingo para ganar,

resulta que hay chamanes, jefes de antaño

que saben como despertar a los “idos”

Esos jefes brutales

Me lo enseñaron todo

Son mi Goyeneche:

no hay Chacabuco que valga si no termina en bronce

como no hay brillo broncíneo ni testicular sin encarar,

encarar ciego ante la infantería vendida al oro porteño,

¡ahí tenés¡

Así que hay que animarse

Porque la patria es así:

un colmamiento de escroto

una sombra arcana y terrible que amortajada galopa

sobre el potro áurico del panteón proceristico nacional

un haz espiritual único y plateado que unta el alma

un parecer nigromántico:

en este país

la caballería mortadela ataviada con caviar

…..no vale nada


Cruzar el Rubicón es saber “cuan delgado es el hilo”,

adonde radica el interés del “otro”

Para apretarlo por ese lado

hasta poder

…….. arriarlo

para que pongan la papa en la efigie de uno hay que convencer,

para convencer hay que podar el jardín bajo el esternón

ahhhh y saber vender la merca,

la existencia de la lúgubre víscera feudal propia

esa brújula que indica si hacerse un inmixtio manun de onda

es algo narcisista o no,

Cruzar el Rubicón es ser ¡ general general ¡

liberar la bestia chúcara interior sin culpas

Y si es preciso, si el hambre arrecia,

hacerla táctica y empujar desde ahí a los hombres,

comprendan que una hambreada bien llevada

será sagradamente agradecida por el revisionismo

un anclaje al heroísmo

un cable a tierra al hambre de conquista y venganza

a las ganas de apañar

la rapiña de las posesiones de los vivos ,

y sepultar la máxima de los barones de antaño:

-si cruzo una legua paqueta me la quedo-

Para cruzar el Rubicón hay que ser avezado,

Avezado en el saqueo y avezado en el humor,

Y si se es un general probo

Uno verdadero

Será porque desató las tropas.

A la hora del pernoctar

las órdenes serán claras:

Saquear , saquear

A lo tonto saquear,

Ahh hermoso saqueo….

A mi el odio me guió siempre,

para hipócritas tenemos varios,

en fin fue una noche,

las estrellas ardían,

vi el pedemonte y saqué la ficha :

así construí mi hoy,

mi reino rutilante

con cataratas donde había solo polvo,

con vinoductos vitíligos

cascadas de vino de 2 colores,

supe atraer a miles de rubicundos y pudientes turistas

para que gasten, aplaudan que tan arcanas tierras

tengan tal maravilla popular.

Será mi eterna pulsión a lo Macedonio?

Mis ansias de derrotar a un imperio de sombra y bajo precio moral?

No se, tal vez fue un trago de aguarraz

Ese, ese me metió la idea populistamente brillante

y de profundo éxtasis espiritual:

tengo que comprar un equipo y hacerlo estatal

1 comentario:

SUSANA dijo...

Bravo Barbado! Este Rubicón Mental está para el cuadro!

Siga bebiendo y escribiendo, los "sobrios" de este mundo seguirán dándole letra.

Un abrazo!