domingo, 8 de febrero de 2009

Cuando el verbo cantar trasmuta en defecar mientras suena Wagner.

(poesia nacida de la total falta de inspiración en cópula
con mi obsecada sensación de descerebramiento e inutilidad)



Me canto a mi mismo como Walt....
y deliro ante el encanto de Albión:
escucho notas: suenan los Cantos Rodados....
pero a veces aquí en Berlín hay que ceder, tranzar
el fin justifica los medios:
mi olor a hombre sudado vale el trigal de la Kaiserin ,
y si ¡¡¡¡ hay que aliarse con el irascible aliento de Wagner,
¡¡¡¡ siempre lo mismo ¡¡¡¡
intenta y lo logra,
su intención es impura:
germanizar la ingle de todos tus soldados,
esos que cuidan de tu puerta frente a la real alcoba
y hacen de sordos al oir tus jadeos contracturados
igual, en el II Reich me "canto"...
"me canto" en tus muertos mas frescos,
me canto,
"me canto" en tu lengua de aspid,
me canto,
"me canto" en tus razias de piel,
me canto,
"me canto" en tu mirada fría y artera de reina snob,
me canto,
"me canto" en tus delirios de Valkirya,
me canto,
"me canto" en tus modos seguros y helados,
me canto.

Cuando enfundado en mi armadura de cruzado,
cruzo el umbral de tu palacio,
cruda mi alma cruza hacia tu alcoba consagrada a las cruzadas,
que me importa tu rango¡¡¡,ello es lo que de mi te place:
mi descaro de ser plebeyo con olor a ajos,
ello te place
que despierte calor cuando abro tus reales gajos,
ello te place
o cuando descruzo tus piernas de Kaiserin
al probar tu trigo con gusto a cruz gamada,
ello te place,
tambien que soy fácil, rápido y descarado
doy marcha al motor inmóvil de mi cadera acerada
ello es lo que de mi te place,

a veces me siento dueño de tu imperio,
tu imperio Teutón bicéfalo,
imperio del hielo , de barones ricos con alma de acantilado
uniformes de Prusia con su Otón I
y bigotes engominados,
tú y tus auricos palacios de Baviera...
-pero yo : siento, luego existo...-
siento que me tocó el mismo hábito que demolió a Sócrates,
en mi asiento junto a Bismarck asiento meneando el cráneo,
pero igual mi mente muta ,
antes : bebo la cicuta por ser suelto,
el Tábano lo hizo para no morir quebrantado
mi ánima: ente grácil sin rubor manifiesto,
me da un ánimo envuelto en toga de dominico incruento,
soy gimnosofista, soy gimnosofista¡¡¡¡¡:
practico el desprecio a tus amantes,
cabalgándote en tu gimnasio, en tu sofá de reina onanista

para ti soy un atroz plebeyo
bebo junto Faetón cuando sale Febo
es el veneno artero flagelante, tiene sabor a anticongelante
gozo el momento,
porque me gusta el limite entre lo muerto y lo perfecto,
-ahhh el veneno-
lo expulso segundos antes a que me dé muerte
-es que me gusta ver la luz al final del túnel-,
-me gusta por depòrte nomás-,
me gusta beber e insultar a Wagner,
Wagner, Richard Wagner,
porque es el compositor preferido de tu marido: el Kaiser.
nada te place más que tus palaciegas fiestas,
plenas de uniformes y blondas momias amenas
La prosapia levintante y germánica distingue tu corte
cuando adustamente ingresan las damas
y los caballeros de uniformes ampulosos y elegantes,
junkers de botas negras se embeben de espejos al admirarse,
mostrando bigotes trabajados y sables vírgenes lustrados,
sé que en sus mentes se refleja el desprecio a mi figura de estropajo,
muestra sin ambages de mi actitud de latino azucarado,
-latí, no? - solo latí cuando junto a ti:
rendido mirába los Alpes desde tu lecho,
Y el Kaiser y sus barones jugaban a la guerra ,
usando la Prusia como anzuelo para la germanofilia abobada,
pero sé, sé bien que no eres distinta
no quieres impuros en tu cama,
me canto en , blonda emperatriz germana,
me canto en tu mirada soberbia y en tu alma desalmada...









6 comentarios:

Camisas dijo...

hola. es la primera vez que visito tu blog y me ha gustado, sigue así. te invito a leer un cuento de mi nuevo libro en http://camisaspadrino.blogspot.com/2009/02/crisis.html.

Figchen dijo...

Un plebeyo escribiendo, muy interesante.

Saludos.

Barbado Whisky Matinal dijo...

Camisas: muchas gracias por pasar por aqui. La visita será devuelta con gusto.
Figchen, buenasssss, que lindo que llegó hasta aca. Y si, los pelbeyos nos bebemos e imaginas estas cosas inconexas.
Salud, vuelva pronto.

AFRICA dijo...

Al final no se muy bien en quien "te cantas" y si tu "canto" el de verdad, es al amor, al desamor, a la mujer sobervia o lo que pretendes es la crítica de la sociedad alemana de otros tiempos. Pero de lo que no tengo duda es de tu ingenio, el cambiar la palabra por "canto" has evitado referencias escatológicas, pero has dejado claro el sentido.

Y he de decirte que he aprendido una palabra nueva para mi, gimnosofista, he tenido que buscar el significado y eso me gusta, conocer palabras esta muy bien.

Un abrazo

Proyecto María Castaña dijo...

Bebedor
Por momentos sos vos, o sea el yo lírico, por otros, sos Wagner que, al principio, escucha a "los cantos rodados", sí, me imagino a Richard escuchando a Richards, ja!
Desde los primeros versos ando perdida y también por camino seguro: crítica a la sociedad prusiana, a la vida palaciega de la época, al canto con toda su connotación escatológica, a la esposa del kaiser (¿de Guillermo I o Luis II de Baviera -su mecenas- te referis?).
Desenredame la madeja, amigo.

Barbado Whisky Matinal dijo...

Ahhh Maria, sinceramente esta poesía está arreglada para "criticar" a la Kaiserin y al xenofobo de Wagner, el resto es relleno. Aunque alguna critica a la sociedad prusiana hay. En realidad mezclé a Wagner con el Kaiser Guillermo III para producir al menos algo en esta semana que se va. Creo que estoy en una oendiente mental indetenible. ¿Serán los brindis?