miércoles, 2 de diciembre de 2009

Una mañana de diciembre......





aun ardían las llamas,
los fulgores de esa invasión uruguaya
relamida en su traicionera mascarada, un barullo,
un cuchicheo de chinas moldeadas al sudor del burlesque ,
me pilló saliendo,
le dije :
-Manuel, si salís a pelearlo te van a cuerear para siempre-
o lo que es peor,
tratarán de hacerte ver como escarmiento.-
El nunca escuchó.
¡Pagó¡

retumbaron los primeros tiros,
y una administración "de bien" ya reinaba en el Plata,
nosotros,
nunca zonzos
rehuimos el recuerdo fiel, querido :
Manuel ya marchaba solo hacia el Hades,
reino de conveniente olvido,
(no hubo lugar para el romance en el Plata querido)

lo despedimos pactando la libertad de canje,
y la compañía de los oropeles hermosos del metálico,
¿la mano?
con las alícuotas insanas:
únicas comidas de aquel puerto irascible , tan querido,
pero ahí nomás ,
el dedo recio del general posose sobre los labios citadinos
y el silencio hubo de enseñorearse sobre todas las cotorras del redil,
ahora se abrazaba a toda la ilustración hosca,
nueva deidad ,
señora del nuevo reino

Rápidos, sin levantar vuelo
ultimamos las arcas,
con sueños de preeminencia
pertrechamos los nuevos dueños
con el champán acólito de siempre,
ese, pagado desde los mataderos,
sútiles,
conocedores del paño eterno,
ungimos al vencedor nuevo,

Navarro, la campaña,
la logia,
las balas arteras
y la sangre: un rio indetenible
que se hizo lluvia,
lluvia de mal agüero

¿y que podíamos hacer nosotros?
somos la guardia de la Reina del Plata,
su corte,
el fin de su arcoiris:
los que rumean para ella en las arcas de la aduana,
la jactancia sobria, el aplauso presto,
el sueño eterno de ver a alguien señirse la corona ;
ya lo sé: ¡ oprobio patrio ¡

una inversión en vacas: única salida,
consultando con pasión la tabla huija,
ella (sin pelos en la lengua)
dejó la verdad sobre el tapete,
solo entre pares puede dirimirse,
pero hubo interferencia:
Manuel no cesaba en su transmigrar de la carne al éter o
del éter al recuerdo (vaya a saber uno);
dijo : -No vendáis la progenitura por un plato de lentejas-
¡era imposible¡:
no puede darse lo que él ego impide

y la logia falló,
otra vez habría de ser la misma ola:
la olla vacía pa' los 13 ranchos
¿que pretendían?
¿La inocencia supina acaso?
¿repartir el cordero de Dios entre todos los fieles?
¡¡¡Vamos¡¡¡
-¿ acaso en otro punto de este suelo bendito
podrá enseñorearse el culto sabio a la Europa?-
-¿ ya olvidan su mote de 13 ranchos?-
-porque al pie de esta Reina del Plata
se incarán siempre-

pero la nueva Corte tendría nuevo monarca:
un montaraz anodino
vacuo en su sentir de rubicunda temple,
fino en su proceder vacuno
domaba a la Logia penetrando esas grupas liberales,
¡¡¡Orden¡¡¡
¡¡¡Autoridad¡¡¡
el color rojo vestimenta de su nueva majestad....
acompañará al brillo, a la certera marea de la templanza
dando al cuchillo del mandamás una eminencia gaucha, rauda
sin deslices,
de una dureza indoblegable....






2 comentarios:

Proyecto María Castaña dijo...

"Manuel ya marchaba solo hacia el Hades,
reino de conveniente olvido,". Me quedo con estos dos versos precisos. Siempre la idea del infierno no como lugar de tortura, sino como paraje de destierro e indiferencia me pareció más convincente. Algo así como decir: "te vas al horno porque no sos NADIE".

sobrenubes dijo...

“y la sangre: un rio indetenible
que se hizo lluvia,
lluvia de mal”

Muy bellas imágenes, en general, pero estos versos sobresalieron en mi lectura. Me gusta la fuerza que tienen tus versos.

“la olla vacía pa' los 13 ranchos” ¡Cuántas veces más esto se seguirá repitiendo, cambiando el número, incrementándolo!

Saludos