viernes, 11 de diciembre de 2009

17 ...... angosto (o Temple)



(uno de los primeros poemas que escribí en mi vida,
allá por junio del 2008, espero no le parezca una caca)







Estás con tu pasatiempo de opio,
con tus recuerdos,
los sinsabores del destierro,
los ojos tenues
entrecerrados....
con forma de puñaladas,
te obsesiona la fama de aquel que te agrada,
porque no puede torcerse su brazo,
porque a ti te robaron el destino
porque tienes Mercedes de carne,
no te importa,
la preferistes antes que al oro ,
que a tus borlas,
las del Perú,
o a los venenos de la Bernardina,
¡ esa glotona abotonada ¡
que temió tu temple
que te obligó al destino
de reencarnar en bronce,
sos cobrizo
que es el gen que deja la sangre ,
la cangrena del alma,
el fin de un mestizo
tu sangre a raudales es óxido
tu futuro : un jinete de caballos ígneos ;
no solo es Chacabuco,
ni siquiera Maipú
y
tus ancias
de soldado recio
tu saber de cuartel,
ya nada importa,
estás incólume en esta francesa y digna decrepitud
ahora tu mano roza el terciopelo,
te despedís del sable que, yerto herrumbrado duerme el exilio, y la vejez
¿Es tu vástago, tu heredero el Rubio ?
Lo pensás y mirás Boulogne
deseás que el músculo vital descanse finalmente en Baires
(mmm, que malos Aires serán los de esa catedral¡¡¡)
Tu heredero no es tu hijo,
no podría,
¿tiene tu bravura? piensas,
¿ son chismes?-
Por que te vas Marica-te contaron-
Porque-te tengo miedo Juan Manuel-dijo ella,
¿es un Güemes blondo acaso?
No,solo ostenta sangre de patrón,
pero es un hombre de honor
Rozás el terciopelo
pasás las yemas por la vaina,
ahora
será del estanciero,
ahora será del gaucho pampa
que dejó en claro
que como tu no se dobla
Pero su predica de hierro se hará cierta,
la vida le regaló una vuelta,
aun Obligado
jamás se incó ante los doctores de chambergo y vidas a la europea ,
los urgidos de nuevos Aquiles
los cegados al alba por intrascedentes libros,
(nunca en público se los vio : ¡ya bebidos¡ )
los de " patrias inciertas "
pero el sable regalado será SU ofensa
porque el libertador a esa estirpe antes ya desdeña,
porque no pretenderá el bronce,
no querrá la estirpe fatua,
y si sus cañones se funden
¿se harán con ellos sus estatuas?
¿acaso ese sable te dará la memoria de la patria?
ya es la bruma♪ ♪
ya es Albión ♪ ♪
ese hombre nació jefe
......
ahora es un polizón....
antes patrón de Los Cerrillos
pero al igual que el otro, el de Boulogne
renunciará de viejo a su ultimo pero distinto bastión:
la estancia
y
la ingrata patria
ahora tan ajena
en manos de los los pérfidos Anchorena
los que por ti son
grandes señores
y
ahora escupen y ríen sobre tus miserias
Aquel sable impreciso,
aquel honor del ayer,
aquel símbolo mestizo
aquel noble cincel
es para ese general
paraguayo,
cultor de ejércitos
descalzos,
patrón de hombre
sin escudos
solo piel.

3 comentarios:

Maximo Parcial dijo...

Estimado Barbado:

Como siempre, este poema tuyo viene cargado de una avalancha de imágenes vivas y arrolladoras. ¿Es cierto que es tu primer poema? Genial debut si es así. Pasaré de nuevo para releerte y para conseguir una idea más clara de lo que intentas comunicar. Enhorabuena.

Saludos. Max.

Milo Pratt dijo...

Tus poemas son interesantes, porque a pesar de hablar de la historia y el pasado, tienen un lenguaje bastante actual, en total discordancia con el de laa época a la que te refieres... eso genera una deslocación... sería a lo mejor interesante encuadrarlos un poco, para quienes como yo, no sabemos de quien hablas... per en fin, son interesantes también por eso, porque las imágenes y el vocabulario que usasmson fuertes y poéticos en sí mismos.

Saludos... espero verte de nuevo por mi blog recién recién actualizado!

Proyecto María Castaña dijo...

Milo, habla del libertador de un continente, de José de San Martín, ese mestizo -como bien expresa el poema- que fue sin duda el hombre más íntegro de la historia argentina. ¿Fue traicionado? Hasta hoy. Ayer volví a ver El exilio de Gardel y en la última escena que se llama "Volver" tomaban mate un exiliado de la dictadura, San Martín y Gardel. Mirándose a los ojos, viejos y cansados todos, tenían dudas de cómo los recibiría la patria.