jueves, 11 de diciembre de 2008

2-05-82









La popa remolona, ardorosamente naval
atina a zurcar el apice del oleage,
súbito desmán el del descarado marinero en la torreta:
la bragueta se le pega a la tersa piel transpirada,
es el rocío
la cúupula radiofonea un criptograma ,
¿claves?
la pernoctante y hueca cadena de mando
dispone la partida, suenan las caderas de los hombres de timón,
las alarmas y las trémulas bocinas,
partimos, levamos mustias anclas
el capitán se despoja del alveolo y
deja ondear la silabica interacción gramatical blanquiceleste,
se propaga la moción por los parlantes:
nadie la tiene mas larga que la Armada Argentina,
nadie...
garúa, garúa cerca de las Orcadas, hay que formarse en cubierta,
dejo los crisantemos apoyados en un torpedo,
el uniforme negro está impoluto, ni una pelusita,
en el fondo los almirantes no pueden negar la pétrea e inflexible noción,
ya se los digo, yo, que soy un renegado,
el buque insignia es un barco heleno,
en donde unos a otros se empujan el Almirante Brown,
músculos , uniformes, marinos a la espartana, recios,
en la fuerza de mar, es irreal imaginar un refulgente compartimento estanco ,
los mas jóvenes y bien parecidos ascienden rápido...
la Marina tiene olor a gesta de mar,
se obedece si o si: poniendo las pompas marineros ¡¡¡¡
para ellos, los oficiales es fácil,
no les importa lo invicto ,
ponen la cola y muerden almohadas, hacen y dejan hacer
asi se arrogan galones a las charreteras uniformadas
pero cuando no patrullamos el mar,
hacemos tiro al portaligas,
mando a que me limpien el obús,
si, el obús,
gano puntos con mis superiores,
ya los veo,
desflorados por mancebos,
se ponen nuevas rosas en el rabo, en su cetro,
mirando el horizonte campea la borrazca,
si, en verdad soy Don Alonso,
manchego soso,
gentilhombre de San Fumancha,
ancas, ancas buenas eran las tuyas Dorotea ,
tu cueva, ahhh¡¡¡, un ambiente calido, amigable,
soy el Caballero de la Triste Fisura,
tengo un son alegre entre las Ardenas de las piernas,
ahh, cubierta, el General Belgrano zarpa,
la cubierta humeda,
los cañones,
nubarrones,
parte la insignia de la Flota,
parte hacia las islas .......

6 comentarios:

Abulafia dijo...

Siempre he creido que "servir" en la Marina tiene que ser una de las cosas más duras del mundo.
Y como tu dices obedecer si o si.
Para gente especial, y aventurera, y que puedan vivir en tan estrecho sitio dias y dias.
Estupendo escrito, me gusta.
Salutacions
Abulafia

AFRICA dijo...

¿Tambien de la Armada Argentina? Ya veo que ningún tema se te resiste, eres increible.

Un beso, sin alcohol

Barbado Whisky Matinal dijo...

Abulafia y Africa, nuevas gracias por pasarse por este blog... Y de paso les digo que pretendí ridiculizar a la Armada Nacional, la poesia se basaba en el Crucero General Belgrano , hundido en la Geurra de las Malvinas. Saludos.

Valentín dijo...

Travesía, viaje, olor a salitre entre mi nariz y polvora dispersa en el aire con algunos residuos de morbo ... mmmmm!
jeje!
Pasando a leerte de nuevo.
Feliz fin de semana!!!

nico_cba dijo...

Barbado Whisky Matinal
para mi este poema tiene un hondo significado
pues en ese navío perdí un amigo.
Esa pernoctante y hueca cadena de mando
con ansias de poder eterno,
estimulada por los vahos del alcohol
y el climax de una plaza indigna,
perpetró muchos desatinos,
de ellos quizás éste el peor de todos.
Saludos y mis respectos a todos
esos jóvenes inocentes que se vieron
arrastrados a tan triste destino.

Barbado Whisky Matinal dijo...

Nico, iba dirigido presisamente a la Oficialidad , en cierto sentido, es también un homenje a los marineros del Crucero. Espero le haya gustado.